jueves, 19 de enero de 2012

Meridiano de Sangre de Cormac McCarthy. La bestia humana anda suelta.






















Una novela terrible que ya recomendó Rafa en su día y que me ha recomendado y prestado Juan. Me ha costado cogerle el tranquillo al relato por varias razones. El lenguaje es muy rico y hay que leer despacio. El autor se regodea en la descripción de los lugares y de las situaciones. Usa para ello un lenguaje sofisticado y barroco (me pregunto si dentro de unas décadas los habitantes de las grandes urbes serán capaces de interpretar la melodía de los campos yermos que describe Cormac) El argumento es terrible, una contínua carnicería en la que no se salva nadie. Los personajes son fríos, insensibles, brutales, duros, resistentes. Si se hiciera una película, que se hará sin duda, será una película de malos; sin buenos.

El relato sigue la vida de un chaval – así le llama el autor y así le llaman el resto del grupo de mercenarios con el que viaja – que se une al grupo de americanos contratados para reducir el número de indios apaches del estado de Texas y del norte de México. Estamos entre 1.840-1.850. Lidera el grupo un personaje histórico, el capitán Glanton, un mercenario, acompañado de otro personaje que podría ser histórico y que desde luego impresiona, el juez Holden. La forma de cobrar está basada en la entrega de las cabelleras de los indios.
Mangas Coloradas. Indio chiricaua de la época
Cuesta mucho arrancar pero una vez que se le ha cogido el ritmo no se puede dejar. Sus descripciones de las marchas del grupo por los desiertos en busca de los indios, de la persecución sin tregua de los mismos, del hambre, del frío, de la dureza del terreno, del exterminio y de la frialdad con lo ejecutan, son espléndidas. El autor se dedica simplemente a describir los hechos sin pararse a juzgar sobre los mismos; no hace falta, el lector se queda anonadado de la capacidad sanguinaria de los miembros del grupo.

No hay moraleja. El lector se ve obligado a reconocerse como parte de esta humanidad brutal, aunque no quiera. El libro es una ficción pero podría ser realidad, como la que describe Bartolomé de las Casas (1.484-1.566) en su “Brevísima relación de la destrucción de las Indias” en la que se  muestran crueldades tan grandes, si no mayores, y que también os recomiendo.

McCarthy ganó el Pulitzer 2.007 por su novela "La carretera" que creo comentaron Rafa y Peter y que yo abandoné por parecerme demasiado lenta. Quizás me lo piense ahora que he tenido esta experiencia positiva.

Le pongo ****

3 comentarios:

Rafa dijo...

Me ha encantado la buena crítica que haces del libro y espero que anime a otros a leerlo.
De este autor he leído casi todo lo que ha escrito, que no es mucho ya que nació en el 33, su primer libro lo editó en el 65 y desde entonces ha publicado en 46 años sólo diez libros.
Me han gustado casi todos, pero hay dos que me entusiasmaron: Todos los hermosos caballos (por su sensibilidad) y éste, Meridano de sangre (por su tragedia). A ambos les puse xxxx1/2.
Bloom, el del Canon, dice:
Traté de leerla en dos ocasiones y retrocedí ante la carnicería que retrata McCarthy. Pero exhorto al lector a perseverar porque es un logro imaginativo canónico, sangrienta tragedia universal, el juez Holden es un malvado digno de Shakespeare. Y la magnificencia del libro – lenguaje, paisaje, personajes, conceptos- acaba por trascender la violencia y convertir la truculencia en un arte aterrador, un arte comparable al de Melville y el de Faulkner.
Un abrazo, Rafa

Mercedes dijo...

Me temo que no me voy a animar a leerlo, tengo cierta aversión genética a la violencia extrema. Siempre pienso que viene impresa en mis genes por experiencias adquiridas por muchos de mis antepasados.

thejavo. dijo...

"La carretera" esta en mi top ten de los libros mas horribles que leí en mi vida. Creo que ni de chiste haría nuevamente el esfuerzo de leer a McCarthy