lunes, 19 de marzo de 2012

Storia di Roma. Narrata da Indro Montanelli ai ragazzi dai nove ai novant'anni.

Así se titulaba la historia por capítulos que contó el periodista italiano Indro Montanelli (1.909-2.001) en el periódico La Domenica del Corriere” en los años 50 del siglo pasado. La edición completa tuvo un éxito sin precedentes que hizo de Montanelli el escritor italiano más vendido en el mundo.

Las razones del éxito es que nadie había explicado de manera tan amena y entretenida un tema que los libros de texto trataban de manera tan árida y tan poco apetecible. Montanelli nos lleva de la mano por el camino que va desde los orígenes hasta la decadencia del Imperio Romano a lo largo de unos 1.200 años, explicándonos las razones que llevaron a crear la Roma de los inicios, el cómo y el porqué, quienes eran los actores de esta explosión de poder, y cuales fueron las razones de su decadencia.

El libro está escrito para que lo entienda cualquiera que tenga interés en el tema- Me pregunto si hay alguien que no lo tenga – y que no haya decidido meterse en harina por lo complicado que le puede parecer en un principio.
Senatus Populusque Romanus
 Nada más empezar, en el prólogo, ya nos avisa Montanelli “Lo que hace grande la Historia de Roma no es que haya sido hecha por hombres diferentes a nosotros, sino que haya sido hecha por hombres como nosotros.” Y un poco más adelante: “Con este libro no he descubierto nada. No pretende aportar nuevas «revelaciones», ni siquiera dar una interpretación original de la historia de la Urbe. Todo lo que aquí cuento ha sido contado ya. Yo sólo espero haberlo hecho de una manera más sencilla y cordial, en un estilo más llano y fácilmente aceptable por la gran masa de lectores, a través de una serie de retratos que iluminan a los protagonistas con una luz más veraz, despojándolos de los paramentos que los ocultaban.”

Y termina diciendo: “Jamás ciudad del mundo tuvo una aventura más maravillosa. Su historia es tan grande que hace parecer pequeñísimos hasta los gigantescos delitos que la siembran. Tal vez una de las desdichas de Italia sea ésta precisamente; tener por capital una ciudad desproporcionada, por su nombre y su pasado, con la modestia de un pueblo que, cuando grita: «¡Aupa, Roma!», alude tan sólo a un equipo de fútbol”

Lo leí cuando se publicó en España, y me encantó. En mi casa era tema de conversación en las comidas y en las cenas. Me ha gustado de nuevo, y me tomo la libertad de recomendarlo con ****

(Las ediciones españolas tienen unas 450 páginas)

1 comentario:

thejavo. dijo...

Muy buen blog. llevo tambien un esfuerzo similar por mi lado.